Revista Apetito

¿Sabe cuál es la historia del restaurante Sushi to Go?

Aquella idea de satisfacer un antojo de su esposa embarazada fue la semilla de la franquicia costarricense: Sushi to Go. Dio el salto internacional al abrir un local en Nicaragua y cerrará el 2017 con ocho establecimientos en territorio nacional.

 

“Una noche, durante mi segundo embarazo, me dio un antojo muy grande de sushi. Era un antojo  reincidente.  Le pedí a mi esposo (Stuart Cedeño) que me acompañara a comer”, rememoró la empresaria Gabriela Gutiérrez. La búsqueda se prolongó más de lo debido, pues no encontraron ningún restaurante cerca.

 

Pero el empresario regresó a su hogar con una idea: abrir una pequeña ventana para ofrecer sushi a los transeúntes.  Así se originó el nombre de la franquicia. El primer local se situó en Moravia.

 

“Colocamos un par de mesas y, cuando nos dimos cuenta, la gente se quedaba para degustar el sushi en el sitio. Tuvimos que cambiar el concepto del local”, explicó el empresario Stuart Cedeño.

 

La fórmula fue un éxito. A finales del 2016, el restaurante dio un giro y se convirtió en franquicia para acelerar su proceso de crecimiento.  Aunque en la Gran Área Metropolitana existen más de 300 locales que ofrecen ese tipo de producto, la meta del matrimonio es convertir a Sushi to Go en la cadena más grande del país bajo la premisa de ofrecer “la más irresistible experiencia gastronómica en comida japonesa a precios accesibles y mediante la comercialización de producto premium”.

 

En estos momentos, la franquicia cuenta con seis socios franquiciatarios que administran locales en San Joaquín de Flores  (abierto en octubre), Sabanilla de Montes de Oca, Sabana, Liberia, Ciudad Colón, Curridabat  y Belén. La familia Cedeño Gutiérrez es dueña del local de Moravia.

 

A finales del año anterior, Sushi to Go se estrenó en el extranjero al abrir un local en el centro comercial Villa Fontana, en Managua (Nicaragua) y en estos momentos ha entablado negociaciones para abrir más locales Panamá y Nicaragua, esto sin cerrar las puertas al mercado nacional.

 

“Ser una franquicia implica una gran responsabilidad porque tenemos que estar vigilantes de los procesos para que todo se lleve a cabo de forma estandarizada. Somos una firma confiable y en constante crecimiento”, agregó al empresario Cedeño.

El negocio, creado en el 2008 por la familia Cedeño Gutiérrez,  está listo para abrir otros tres nuevos establecimientos este mes:   Ciudad Colón (10 de diciembre), San Antonio de Belén (3 de diciembre) y Pinares de Curridabat (1° de diciembre).

 

 

La franquicia tiene un costo de $12.000 (como pago inicial), más una inversión que ronda entre $32.000 y $47.000, según el tipo de local. La firma lanzará pronto una nueva línea de negocios: un food truck. Esta móvil también estará disponible para franquiciar.

Expo Hoteles y Restaurantes 2018

¿Te gustó este artículo?, ¡Compártelo!

¡Deja una respuesta!